Entradas

Arte Abstracto y Representación Pictórica

Imagen
No es raro en teorías de la representación en estética distinguir entre cuatro tipos de obras según si representan algo concreto u algo abstracto: Tradicionalmente se ha pensado que una teoría pictórica de la representación sólo puede dar cuenta de la representación de entidades concretas pues para que haya semejanza debe haber apariencia y lo abstracto, por definición, no tiene apariencia sensorial. Sin embargo, recientemente se han propuesto dos vías para dar una explicación unificada de los cuatro tipos de obras de arte: una, la que yo favorezco, es postular una teoría general de la representación, donde la versión pictórica sería un caso particular, y sí estaría restringida a la representación de lo concreto. La otra estrategia, que ha propuesto, por ejemplo, Miriam Albor es defender que la semejanza relevante para la representación pictórica es una semejanza de respuesta, es decir, para que una obra represente pictóricamente un objeto o situación, no es tan importante que la obra…

Un mensaje de Douglas Hofstadter (presuntamente)

En facebook encontré el siguiente texto como parte de un mensaje que el filósofo Douglas Hofstadter escribió a un estudiante cuando éste le preguntó sobre la posibilidad de ir a estudiar con él el doctorado. Dado que estamos hablando de facebook, y de un correo personal (publicado en un post no público), no puedo asegurar que Hofstadter realmente lo haya escrito (ni puedo divulgar a quién se lo escribió) pero sí es valioso leerlo: “…cuando los estudiantes son admitidos a [un] programa de [posgrado, comúnmente] deben realizar una serie de estudios rigurosos, que incluye [tanto] cursos obligatorios como optativos. Si a un alumno le va bien en esos cursos, poco a poco irá explorando la posibilidad de trabajar con algun profesor en particular.Debo aclarar que no se puede garantizar desde antes del proceso de admisión que un profesor en específico querrá trabajar con un alumno en específico, ni siquiera después de que el alumno haya llegado y haya empezado a tomar cursos – y ni siquiera des…

Contextualismos No Tradicionales

No hay nada controvertido en señalar que las oraciones no expresan condiciones de verdad por sí mismas, sino solamente cuando son usadas en un contexto (por ello, llamado “contexto de emisión”). El mismo enunciado emitido en diferentes contextos puede expresar diferentes condiciones de verdad, mientras que las mismas condiciones de verdad pueden ser expresadas por diferentes enunciados en diferentes contextos. Si dos enunciados expresan siempre las mismas proposiciones cuando son emitidos en los mismos contextos, se dice que tienen el mismo carácter. Las condiciones de verdaderas son satisfechas o no – y el enunciado correspondiente es verdadero o falso – dependiendo de cómo es el mundo. Para que se satisfagan estas condiciones a veces es necesario que se den hechos en circunstancias o tiempos distintos a los de emisión. Por ejemplo, si hoy afirmo que “mañana lloverá”, el contexto de emisión es hoy, pero para que lo que afirmé sea verdadero es necesario que llueva mañana, no hoy.

Esto …

Sensibilidad contextual mas allá de los deícticos

Los deícticos son ejemplos muy sencillos de expresiones sensibles al contexto pues su significado convencional nos sirve de una regla clara que nos dice cómo identificar su referente a partir de elementos fácilmente identificables del contexto: de quién habla, a quién se dirige, en qué momento, dónde lo hace y – para lidiar con demostrativos y otros deícticos impuros – las intenciones referenciales del hablante. Nótese que, como ha señalado Perry (1997) a excepción de estas intenciones referenciales, todos los otros elementos existen automáticamente cada vez que se emite un enunciado, en otras palabras, siempre que se emite un enunciado, lo hace alguien, dirigidoa alguien, en un momento y en un lugar determinados. A estos elementos se les conoce como el “contexto estrecho” de una emisión.
Sin embargo, es claro que no todas las expresiones sensibles al contexto satisfacen estos dos constreñimientos. Algunas dependen del contexto de una manera que no puede expresarse en una regla que sea…

Dos historias

Cuando era muy pequeña, cada domingo, después de misa, a mi novia la llevaba su madre a visitar a sus abuelos, los cuales vivían solos en una pequeña casa de piedra y teja. Como no tenían electricidad, la casa era muy oscura y tétrica para mi novia. Además, le servían siempre de comer sopa y, al abuelo, caldo de pollo. Para cuando llegaban a la casa de los abuelos, mi novia estaba ya en el segundo berrinche. El primero, porque la llevaban a fuerza a misa, y el segundo porque la llevaban a fuerza a ver a los abuelos. No quería ni saludarlos.

Cuando recién me mudé a los Estados Unidos, compartí departamento con una pianista que se especializaba en acompañar cantantes. Así me hice de dos muy buenas amigas que estudiaban ópera. De casualidad, ambas se llamaban "Amanda" (aunque a una de ellas le decíamos "Amy" y a la otra su hermana – pero sólo ella, por lo que yo sé – le decía “Mandy”). Compartí apartamento con una de ellas por unos meses. La otra, aunque terminó l…

Merricks y los vicios de la metafísica analítica

A veces, pienso que la metafísica se merece su mala fama. O tal vez, mas bien son los filósofos que se dedican a la metafísica los que se merecen la mala fama. Pasan sus vidas tratando de reducir unos objetos y fenómenos a otros. Pero ahora, después de siglos de reducción, veo difícil que lleguemos a una reducción sustancial, es decir, que reduzcamos (objetos y fenómenos de) una categoría importante de la realidad a (objetos y fenómenos de) otra. No. Ni vamos a reducir lo mental a lo físico, ni lo asimétrico a lo simétrico, ni lo intensional a lo extensional, ni lo abstracto a lo concreto, ni lo plural a lo singular, etc. etc. Y aunque pudiéramos hacerlo, ¿qué ganariamos? Quienes se toman en serio a Benacerraff/Quine han de pensar que habremos ganado algo de claridad en nuestra imágen del mundo. Sin embargo, muchas veces, aquello a lo que se buscan reducir las cosas suele ser tan oscuro como aquello que se busca reducir. De cualquier manera, creo que hay mejores cosas por hacer si nos…

¿Porqué pensar que sólo lo que existe es real?

Tradicionalmente suele pensarse que sólo lo que existe es real. Para muchos, es absurdo pensar de otra manera. Sin embargo, y tal vez por la misma razón, es difícil encontrar argumentos sustanciales a favor de esta tesis metafísica fundamental. En general, podemos identificar dos estrategias básica de respuesta: Lo inexistente no es parte de la realidad… porqué está de mas, es decir, una vez que hemos determinado todo lo que es y todo lo que existe, no queda más que decir: una vez que sabemos todo lo que existe, sabemos también que nada más existe.Porqué hay algo en lo existente que lo hace real (y que es necesario para que algo sea real y está ausente en lo inexistente).Desafortunadamente, hay problemas con ambas estrategias: Si bien hay un ejército de filósofos tratando de dar cuenta de qué tratan todos los enunciados negativos verdaderos apelando sólo a cosas que existen, el esfuerzo sigue siendo infructífero. Uno de los problemas fundamentales de esta estrategia ha sido dar cuenta d…