Entradas

Una Paradoja sobre Números y Modalidad

Imagen
Para sacar diez, era necesario responder correctamente cinco preguntas. Por eso estudié mucho y al final respondí las veinte preguntas correctamente, aunque no era necesario. 
Ergo, (1) lo que hice fue responder las veinte preguntas. Aunque (2) responder las veinte preguntas no era necesario para sacar diez. Por ello, (3) lo que hice no era necesario para sacar diez. (4) Era necesario responder cinco preguntas. Sin  embargo, intuitivamente (5) sí hice lo que era necesario para sacar diez. Por lo tanto, (6) parece que ¡lo que hice era y no era necesario para sacar diez!
No había nada paradójico en la situación descrita y, sin embargo, de ella parece seguirse algo contradictorio, que lo que hice era y no era necesario para sacar diez.
Conozco por lo menos dos propuestas de solución a esta paradoja, pero me gustaría saber antes qué piensan que pasa aquí.

¿Qué es la conmutatividad?

Las fórmulas son modelos científicos y esto tiene profundas consecuencias en filosofía de la lógica, y de su didáctica. Por ejemplo, ¿qué decimos cuando decimos que la conjunción es conmutativa? ¿Qué tipo de hecho es éste? Si uno piensa que lo que dice la conmutación sobre la conjunción es que lo que está a la derecha pudo haber estado a la izquierda, entonces parece ser una ley sobre las fórmulas y no sobre su contenido, en tanto son solamente la fórmulas las que tienen izquierda o derecha, las proposiciones, la información, los hechos, no tienen izquierda y derecha. En el hecho de que Juan es apuesto y simpático, no hay ningún sentido en el que el que sea apuesto esté a su izquierda y el que sea simpático está a la derecha. En el enunciado “Juan es apuesto y simpático”, ahí sí el predicado “apuesto” está a la izquierda y “simpático” está a la derecha. En la fórmula “P&Q”, ahí sí la “P” está a la izquierda del operador “&” y la “Q” a la derecha.

Sin embargo, sería un error pen…

¿Qué es la filosofía analítica y cómo se distingue de otras tradiciones filosóficas?

En las últimas dos décadas he escrito varios textos sobre qué es la filosofía analítica y cómo se distingue de otras tradiciones filosóficas:

1. ¿Porqué no quiero ser positivista? 
Aquí argumento que la diferencia central entre el positivismo de la filosofía analítica y otras tradiciones – como la hermeneútica, el pensamiento de la diferencia, etc. – depende del temperamento de quienes las practican, en particular, qué tipo de filosofía uno hace depende en gran parte en a qué le tenemos miedo. 

Ahí escribo:

Estas dos tendencias filosóficas [el positivismo y la hermeneútica y los pensamientos de la diferencia] corresponden a dos miedos fundamentales...: Por un lado, el miedo a la anarquía caótica y, por el otro, el miedo al totalitarismo. Es decir, por un lado, el miedo a una falta de orden social, frente al miedo de un exceso de orden y control... aquellos que temen es al relativismo y el ‘todo se vale’, y los que temen al control y la uniformidad de pensamiento, los que temen que todos p…

¿Cómo ponerle un buen título a tu texto?

Seleccionar un buen título para tu artículo, libro, plática, etc. es fundamental porque el título es tu primera interfase con tu público, es decir, es lo primero – y muchas veces lo único – que tus lectores sabrán de tu trabajo. Un buen título, por lo tanto, debe ser al mismo tiempo informativo y atractivo. En otras palabras, debe darle información útil y específica al lector sobre el contenido de la plática, libro, etc. No olvides que hoy en día, mucha de la investigación bibliográfica se hace a través de buscadores computacionales, así que es ventajoso ser muy concreto y explícito para llegar a mas posibles lectores. Recuerda que es muy poco probable que un investigador busque un artículo sobre, digamos, “Epistemología”, sino que buscará temas mas específicos, como “epistemología del testimonio” o “epistemología naturalizada”. Helen Eassom (2017) sugiere también evitar frases como “estudios sobre ”, “investigación sobre” o similares que son al mismo tiempo vagas y triviales. En vez d…

4 Entrevistas

Imagen
Excelente entrevista por Ernesto Castro

Entrevista sobre arte, ciencia y tecnología para el sitio "Vértices"



Una taza de café con Jonathan Arellano


"Investigación: Relevancia, Pertinencia y Coherencia"
Entrevista con Roberto Celaya Figueroa para la serie "Educación Realmente Superior"

La Importancia de la Gramática para la Filosofía

Es un lugar común decir que la claridad es una virtud esencial dentro del texto filosófico de investigación. Desafortunadamente, la oscuridad sigue siendo un problema endémico en nuestra disciplina. La explicación tal vez se deba a un tipo de disociación cognitiva que los psicólogos sociales han llamado el “efecto de justificación del esfuerzo” (Aronson & Mills 1959, Abelson et. al. 2004). Según investigación empírica, los humanos tenemos la tendencia a valorar más aquello que nos cuesta más trabajo, ¡simplemente porque nos cuesta más trabajo! Así como irracionalmente disfrutamos más de un antro si tenemos que pasar antes por la aprobación del cadenero, así solemos valorar más ciertos textos filosóficos por el esfuerzo que nos costó trabajo entenderlos, en vez de por su calidad filosófica. Cuidado. (Sperber 2010)

Para garantizar que tu texto sea claro, hay muchas cosas que puedes, y debes hacer. Fundamentalmente, debes conocer bien tus herramientas de comunicación (primordialmente,…

Sé siempre generoso

En Septiembre de 2018, Douglas Dowland and Annemarie Pérez publicaron en el Chronicle of Higher Education una serie de recomendaciones para ser un investigador generoso con sus colegas. A continuación parafraseo en español algunos de sus consejo. Vale la pena mencionar que yo no cumplo con ellos, pero estoy empezando a pensar que debería: Recuerde que ninguna persona puede por sí misma ser un movimiento, pero una persona puede comenzar un movimiento.Deja de perpetuar los abusos "normales" del pasado. No hay excusa para la crueldad en público o en privado. Sé consciente y sé responsable de tu lugar en la jerarquía academia: sé especialmente generoso y paciente con aquellos que se encuentran por debajo de ti en dicha jerarquía: si eres profesor, cuida a tus estudiantes; si tienes titularidad, cuida a los que tienen puestos temporales; si eres estudiante de posgrado, cuida a los de licenciatura; si estás en los últimos años de la licenciatura, cuida a los de los primeros semestr…